Intervención en el Congreso Internacional contra la Represión

INTERVENCIÓN EN EL CONGRESO INTERNACIONAL CONTRA LA REPRESIÓN CELEBRADO EN EL ATENEO DE MADRID, DE ELENA ORTEGA (MADRE DE ALFON)

Elena intervino en el Congreso Internacional Contra la Represión que se ha celebrado en el Ateno de Madrid los pasados 6 y 7 de Diciembre.

En su intervención, Elena criticó duramente “el montaje policial que se le ha hecho a su hijo y que no tiene más fin que el de criminalizar todas las protestas que la clase trabajadora está llevando a cabo en contra de la Reforma Laboral, los ajustes y los recortes del Gobierno Rajoy”

Así mismo, informó a los delegados del Congreso de la formación de la PLATAFORMA POR LA LIBERTAD DE ALFON.

elena ateneo
Anuncios

Alfon en los medios de comunicación

Os dejamos con dos enlaces a medios de comunicación(digitales) que tratan el caso de Alfon.

ElDiario.es – “Un preso político en Madrid”

http://www.eldiario.es/zonacritica/preso-politico-Madrid_6_77752232.html

Alfonso Fernández Ortega, Alfon, un joven de 21 años, vecino del barrio de Vallecas de Madrid, salió de su casa temprano el miércoles 14 de noviembre. No era una mañana cualquiera sino la del 14N, día de la huelga general. Se dirigía a un piquete informativo, acompañado por su novia. Tenía previsto reunirse en un rato con su madre y con su tío, que también iban a secundar la huelga de manera activa, pero Elena Ortega, la madre, ya no pudo localizarlo: a cien metros de su casa, Alfon y su novia fueron detenidos. Ella fue puesta en libertad con cargos y debe presentarse en los juzgados dos veces al mes. Alfon pasó a prisión preventiva y cumple en la cárcel de Soto del Real lo que puede considerarse una pena anticipada a la sentencia.

Público – “El detenido en la Huelga General que sigue en prisión fue acusado de “alarma social” , una figura que no contempla la ley”

http://www.publico.es/espana/447123/el-detenido-en-la-huelga-general-que-sigue-en-prision-fue-acusado-de-alarma-social-una-figura-que-no-contempla-la-ley

Y un artículo de Carlos Fabretti “Yo soy Alfonso”

La detención, el pasado 14-N, de Alfonso Fernández Ortega me ha traído a la memoria dos recuerdos tan lejanos como, por desgracia, vigentes.

El primero es cinematográfico. El burdo y fracasado intento de utilizar a un único activista como chivo expiatorio de una huelga general que movilizó a millones de personas, me ha hecho evocar la que, muchos años después de verla por primera vez, sigue siendo mi secuencia cinematográfica favorita; pertenece a Espartaco, de Stanley Kubrick, y es aquella en la que, tras la derrota de los esclavos por las legiones de Craso, los vencedores conminan a los vencidos a entregar a su jefe. “Yo soy Espartaco”, repiten entonces los prisioneros uno tras otro, hasta que sus voces se convierten en un clamor. Y no lo hacen solo para salvar a su líder de la cruz que Roma le tiene reservada, sino porque cada uno de ellos se identifica plenamente con Espartaco, es otro Espartaco. Han cobrado conciencia de que la suya es una hazaña colectiva, han socializado el heroísmo, se han hermanado en un “uno para todos y todos para uno” que se anticipa en dos mil años al comunismo. No tienen nada que perder sino sus cadenas. Han cobrado conciencia de clase.

El segundo recuerdo es más personal, pero tan transferible como el anterior. Cuando yo tenía la edad de Alfon, un par de policías me sacaron de la cama de madrugada y me llevaron a la Dirección General de Seguridad. Mi delito: manifestar mis opiniones en los escasísimos espacios a los que la prensa de la época me permitía acceder. Me tuvieron tres días incomunicado, me sometieron a durísimos interrogatorios y me encerraron en una celda de castigo que no era mucho mayor que una cabina telefónica. Casi medio siglo después, y tras una supuesta transición democrática, nuestro compañero Alfon ha sido atropellado de forma similar y por las mismas razones. Los herederos de Franco y de la Inquisición siguen actuando con la impunidad de siempre, y seguirán haciéndolo mientras no los detengamos.

Aplicación del Régimen F.I.E.S. 5

Alrededor del día 28 de Noviembre le aplican a Alfon el régimen F.I.E.S. mediante el cual intervienen y restringen sus comunicaciones, agravando aún más la situación en la que se encuentra.

¿Qué es el régimen F.I.E.S.?
El régimen F.I.E.S. (Ficheros Internos de Especial Seguimiento) se encuentra dentro de los propios “submundos” de la cárcel que abarcan los diferentes grados de privación de libertad, como los terceros y segundos grados, hasta el primero y F.I.E.S.
Se les aplican éste tipo de seguimiento y de ficheros a los presos que son considerados como “peligrosos” o que pueden alterar “el orden y correcto funcionamiento de la prisión”
La diferencia para el preso es muy importante, ya que no puede comunicarse con el exterior, las cartas posiblemente no lleguen y las que lleguen serán previamente fotocopiadas y archivadas por parte de los funcionarios de prisiones, los paquetes que se envíen serán revisados y posiblemente requisados, se realiza un control exhaustivo de toda acción por parte del preso (horarios, actividades etc.), continuos traslados y cambios de prisión con el fin de dispersar a los presos entre ellos y alejarlos de su lugar de residencia para que sea mas difícil visitarle y mostrar apoyo, intervención en las comunicaciones con su abogado (persona que tiene que estar en todo momento para asesorar), limitación o anulación de los permisos de salida si los hubiera, registros diarios en la celda… y una larga lista de condicionantes más.

Entrevista a Elena Ortega en Más Público

Alfonso Fernández, un joven vallecano de 21 años, trabajaba con su padre de operario en la aseguradora Mapfre hasta que fue detenido en la pasada huelga general, cuando se disponía a ir a un piquete. Fue acusado de tenencia de explosivos y enviado a prisión provisional, donde permanece a día de hoy, bajo régimen de alta seguridad, a la espera de juicio.

Durante estas tres semanas, sus amigos, vecinos y organizaciones políticas y sociales madrileñas se han movilizado para pedir su libertad, contra lo que consideran un “montaje policial”. Su madre, Elena Ortega, encabeza, junto a las madres de otros jóvenes, las manifestaciones en apoyo a Alfon, como le conocen en Vallecas.

En el momento de comenzar la entrevista, Ortega, que trabaja en integración social de niños con discapacidad, se encuentra terminando una carta para su hijo. “Sólo le entregan dos a la semana, pero yo le escribo todos los días. Lo hago como terapia”, explica.

Continúa la entrevista en http://maspublico.com/2012/12/08/ni-aunque-me-encarcelen-a-un-hijo-voy-a-tener-miedo/